miércoles, 20 de julio de 2011

Poemas Febriles y Yo no fui amigo de Neil Armstrong!

No podemos precisar si lo yankis pisaron la luna o no, tampoco si esas imágenes sirvieron para hacer amistades galácticas... Pero de alguna manera, en Argentina dieron motivo para celebrar un 20 de Julio el día del amigo...¡que termina siendo un día comercial y blablabla ya lo sabemos! ¿cuál no lo es para el capitalismo?! Eso no importa. Desde el Pantano, siempre tenemos motivos para festejar las amistades. Aprovecho hoy, día en que todos se saludan y reconocen, para dejar un poema sobre amigos que me acompañan desde la infancia, forma parte de la serie "Calles de la ciudad de La Plata". Y agrego dos que leí el sábado en Festín Mutante de otra serie llamada "Poemas febriles"...Gracias amiguitos y feliz día todos los días!


Calles de la ciudad de La Plata
    
VHS


Soñábamos con un pozo
abierto en la tierra
que nos llevara a un mundo mágico
y nos reuniese con los monstruos
de la película Laberinto


Tomamos nuestras bicis
Y nos largamos por las vías del tren
desde 7 y 72 hasta el fin del mundo
cuando la avenida aún no existía
y los pastizales tapaban el derrumbe
de las estaciones abandonadas en los 90


Junto a mis amigos
interpretando a los otros personajes
me creía un poco
Gordie Lachance de Cuenta conmigo
basada en libro de Sthepen King.


Terminada la tarde
Las bicicletas quedaron destartaladas
pinchadas y sucias
no habíamos encontrado ni a un muerto
ni nos acompañaba Bowie
disfrazado del Rey de los Goblins.






Poemas Febriles
           
             I
Desde que descubrí
que tomando sólo
un poco de frío
podés cruzar
desde el polo norte al amazonas
en una misma noche
trepado al lomo de un jabalí salvaje
la fiebre me cae mucho más simpática


Lástima el hospital
y este olor a arroz que detesto.




         
Terapia


Atrapado
durante un tiempo
en laberintos mentales
desiertos sombríos
y valles emocionales de volcanes
decido comenzar terapia.


No es fácil convencerme
http://www.toddschorr.com
continúo dudando y resistiendo a la idea
parado ya en la mañana frente a la puerta
intimidante


me recibe un gordo con mucho amor
y pienso que es el terapeuta
resulta ser un paciente
cantando a viva voz “don´t worry, be happy”
que suena en alguna radio
oculta en la sala de espera


el gordo se sienta mirándome fijo
no deja de mover sus piernas, brazos, manos y dedos
hasta que por fin lo llaman
quedo solo



me distraigo mirando
un par de cuadros berretas
colgados
no falta
la foto mala, ya clásica, de Chaplin


el gordo sale haciendo un gesto initerpretable
me da la sensación de que babea sedado
por fin mi turno.


Cuando llego a casa
hablo con Glenda
-es demasiado, Glenda, no da!
…no pude decirle nada…absolutamente nada!
es poco serio, o no?
¡¡¡un psicólogo con peluquín , no da Glenda!!!


Juan Rux

3 comentarios:

Martín dijo...

qué bárbaro qué lindo qué emoción.
abrazos grandes
martín

Antes Dei dijo...

con cuanta genialidad me topé hoy, que hasta ya fue mucho!

saludos:)

http://antesdeintento.blogspot.com/

El rey de las criaturas dijo...

Gracias por la emoción, Martín! y gracias Antes Dei por exagerar!!
muy bueno antesdeintento.blogspot.com también, eh! y los dibujos de J.Kenn geniales!!!
Saludos.
JR